La Nicaragua de Rubén Darío, el padre del modernismo en la lengua española













Una estatua de Rubén Darío, en León, Nicaragua. Federico Rios The New York Times

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/artes-letras/article188208194.html#storylink=cpy


CONTANDO LOS DIAS


                                                                                                      

La muerte, mi amiga, espera tolerantemente por mí,
Mientras yo con anhelo creciente deseo su llegada,
Ante el dolor y abatimiento que produce la enfermedad
No hay solución mas convincente que partir para “el más allá”

Otra vez con anuncios serios y contados, la deje esperando
Pero ahora no quiero que vuelva a suceder, pues de mi parte llegó la hora
La hora del crepúsculo, que sin cobardía ni arrepentimientos muchas veces he deseado
Irse de estos parajes no es nada envidiable sino para la jactancia y el desmedro

A  Dios que tanto preconizan ni le debo ni le pido, únicamente respeto a sus creyentes y repetidores de sus tantos preceptos, lo demás es pura hipocresía
En agonía se vive en penumbras en la crudeza de un desierto
Que no despierta ni ilusión ni pasión ajena. En mi caso escribir es una voluntad incontrolada

Mi vida devino entre libros e ideas con algunos ardores frugales
Lo demás si lo recordé también lo olvidé
El mundo para mi fue ancho y ajeno como el de Ciro Alegría
Ancho porque llegue a sentirme dueño de él y ajeno porque nunca me identifique con un determinado gentilicio. Soy aliado del orbe y tengo seguidores en casi todos sus lugares
Y si acaso no lo hice en presencia fueron mis libros los mejores mensajeros
Cuestión que me alegra en cualquiera de las circunstancia.
Me declaro sin amigos, sin familia, ni siquiera para saludar
Y cuando llegue el instante no tendré a mas nadie que recordar que a mi madre
Salud, para los bienaventurados farsantes que me rodearon y también salud para quienes me hayan profesado su estima en forma franca

No se si fue un solo Shakespeare o fueron varios los Shakespeare pero su pluma siempre fue mi norte.


Caracas, 08/03/17

Navidad 2016-12-01






A navidad sin navidad

Que diciembre  sin pascuas

Pura escoria y esperanzas nulas

Se va un año de grandes ilusiones e insólitas decepciones



Es mi país de sorpresas inopinadas

Y de seres amigos que ya poco encuentro porque partieron

A otros lugares de identidad geográfica o ignotos

Pero desaparecidos muchos de ellos



Es parte de esta navidad sin navidad

 Son los destellos de lo absurdo

De las turbulencias políticas y sociales

Que cumplen con sus funciones asesinas



Aquí vivimos, aquí moriremos, quizá

Deseándoles a toda nuestra audiencia

Una especial navidad, aunque Venezuela se desvanezca

O agonice en cruel ruindad

Por qué Bob Dylan ganó el Nobel de Literatura 2016


Dylan, el nuevo Nobel de Literatura. Foto: Twitter @NobelPrize
Dylan, el nuevo Nobel de Literatura. Foto: Twitter @NobelPrize
La academia sueca hizo hincapié en la letra de las canciones para distinguir al músico norteamericano
Qué llevó a la Academia sueca a elegir al músico Bob Dylan como el nuevo Nobel de Literatura. Según el fallo del jurado, que se conoció esta mañana, el músico recibió el premio "por haber creado nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la canción estadounidense''.

En el centenario de Echegaray

Se cumplen 100 años de la muerte del Nobel, cuyo teatro fue un grito en la conciencia del 98



Billete de 1.000 pesetas con el retrato de Echegaray.
 A los cien años de la muerte de José Echegaray no deja de sorprender el desprestigio en el que ha caído y el desprecio con el que se lo nombra. Cabe, pues, preguntarse por las razones que llevaron a concederle el Premio Nobel. Lo recibió en 1904, exaequo con el poeta occitano Frédéric Mistral (en un momento en que la literatura en lenguas no oficiales cobró cierto prestigio), y antes que ellos lo habían obtenido Prudhomme, hoy sólo presente en las antologías del parnasianismo francés,

A vueltas con la traducción


Babelia dedica un especial al sector de la traducción, que acusa la precariedad y la extensión de prácticas que tensionan el idioma. El mercado latinoamericano y la influencia del inglés son clave




Babelia despliega un especial sobre la traducción literaria, una de las caras más desconocidas del negocio editorial. Maribel Marín abre el suplemento con un reportaje sobre la situación del sector en español, que acusa la precariedad laboral y la tiranía de un mercado de 22 países con sus particularidades que provocan la generalización de un idioma plano, con menos matices que los

La poesia azarosa de Julia Santibáñez


Poeta. El trabajo que ha hecho Julia con las palabras busca resignificar su sentido y darle otra perspectiva. ESPECIAL / CORTESÍA GABRIEL GONZÁLEZ

La escritora publicó 'Ser azar', poemario que entra al catálogo de la Casa Editorial Abismos
GUADALAJARA, JALISCO (03/AGO/2016).- La escritora Julia Santibáñez publicó “Ser azar”, poemario que entra al catálogo de la Casa Editorial Abismos. Con versos de Miguel Hernández como epígrafe (“Con tres heridas viene: / la de la vida, / la del amor, / la de la muerte”) la poeta divide su libro en tres secciones: Vida, amor y muerte.

Harry Potter levanta el telón de la magia


Sonia Ramírez, mexicana de 16 años, introdujo su túnica negra en el equipaje antes de venir con su familia de vacaciones a Europa. Este es un fin de semana muy especial para los fans de Harry Potter, y vaya si ella lo es. Hoy es el cumpleaños del mago y de su creadora, J. K. Rowling, y Ramírez ha salido a la calle con su túnica de alumna de Hogwarts. Convenció a su familia para hospedarse en el hotel de la estación de Kings Cross, y así estar cerca del mítico andén 9 ¾. Encargó en una librería de Trafalgar Square su ejemplar del nuevo libro, que sale a la venta hoy en Reino Unido. “Los he leído todos y, cuando aún no sabía leer, veía las películas”, explica. Pero el sábado por la tarde estaba en el lado equivocado del universo potteriano. Una barrera la separaba de la alfombra roja desplegada en el West End.

‘Aquiles o El guerrillero y el asesino’, novela póstuma de Carlos Fuentes


MADRID-Pocos libros como este “Aquiles o El guerrillero y el asesino”, una novela hasta ahora inédita, le costaron a Carlos Fuentes “tantos años, borradores y recomienzos”, asegura quien ha sido el responsable de su edición, el crítico peruano Julio Ortega, amigo personal del escritor mexicano.
Ortega, ensayista, profesor en universidades estadounidenses y europeas, además de poeta y narrador, es quien durante un periodo largo de tiempo ha tenido el privilegio de trabajar, de manera artesanal, con extremo cuidado, para lograr que encajaran las piezas del puzzle que era el manuscrito de esta novela.
Una novela que, coeditada por Alfaguara y Fondo de Cultura Económica, acaba de llegar, de forma simultánea, a las librerías de ambas orillas del Atlántico.
Y lo hace coincidiendo con el cuarto aniversario de la muerte de quien fue uno de los más grandes narradores contemporáneos en español, premio Cervantes en 1987 y Príncipe de Asturias en 1994, entre otros prestigiosos galardones.

¿Cuánto falta para llegar a Utopía?


Se cumplen 500 años de la publicación de la obra de Tomás Moro, un libro que ha sembrado una fértil cosecha literaria


Hace cinco siglos no existían automóviles, pero, seguro, ya había niños que preguntaban: "¿Cuánto falta para llegar?". Y entonces —como ahora y para siempre— lo preguntaban sin saber que lo importante no es el destino sino el viaje. O tal vez no era que no lo supieran sino que —sabios y descreídos como sólo pueden serlo los niños— no se creyesen eso de las virtudes del trayecto, por encima de los placeres de la meta. En cualquier caso, tal vez como pócima mágica ilustrada o placebo letrado, el humanista-renacentista Tomás Moro publicaba por entonces su Libellus… De optimo reipublicae statu, deque nova insula Vtopiae. Y ponía de moda para siempre una de las palabras más incorrectamente y peor usadas en toda la historia de la humanidad: utopía. (Nota /confesión: busco el título en latín en Wikipedia, esa suerte de territorio utópico para todo escritor).
La Utopía de Moro tiene mucho de comuna hippy, más idealizada que ideal