Me equivoqué





Vidente como Cagliostro
celoso le cubrí el rostro
con un velo musulmán,
mas de nada me valió
pues el velo se le abrió
cuando vio a otro sultán.

1 comentario:

miss América dijo...

Bardo..! Que bien está este poético blog..

Recibe mis felicitaciones con un cordial saludo.